MUERTE DE JULIO A MANOS DE LA POLICÍA EN MORELIA ES PRODUCTO DE LA INEPTITUD POLICIAL

La noche de este miércoles, Julio fue asesinado a manos de elementos de la Policía Morelia, que, de acuerdo a las voces recogidas de los vecinos y familiares, se “le disparó en 8 ocasiones hasta que cayó muerto a casi una cuadra del lugar donde había quedado encerrado”, se puede leer en una de las declaraciones publicadas en las redes sociales, pues se dice que el joven padecía de sus facultades mentales y habría entrado a otro domicilio tras una confusión.

https://www.facebook.com/story.php?story_fbid=10156935775301895&id=531256894&sfnsn=scwspwa&extid=u2bOFpSS9qZioYgW

Tras dicho evento, lo natural, lo justo, sería que quienes encabezan las autoridades policiales del municipio salieran a dar un mensaje donde se exigiera el esclarecimiento y justicia de un asesinato a causa del abuso de la fuerza pública; sin embargo, la comisionada de Seguridad, Julisa Suárez Bucio, salió en defensa de su subordinado, negando las declaraciones de los familiares y vecinos.

“Hay que tener mucha prudencia en la información que se está manejando en redes. Es muy importante tener fuentes fidedignas. La gente a veces dice las cosas cuando no vivió la situación, al margen de que sean los familiares, quien sea”, dijo en entrevista colectiva este jueves la funcionaria, asegurando que los policías actuaron con base en el protocolo. Una policía que se jacta ser de proximidad y que ha sido reconocida, supuestamente, por órganos internacionales por su labor social.

A través de un comunicado, la autoridad municipal informó en la inauguración del 1er. Foro Internacional de Policía de Proximidad con Capacidad de Mediación y Solución de Problemas, realizado a inicios de marzo de este año, que ahí se “resaltará, con la participación de ponentes y especialistas de países como Estados Unidos, Brasil y España, la importancia de la proximidad por parte de la policía, para la resolución de problemas y evitar estos se conviertan en potenciales delitos, lo cual logran con la colaboración de la ciudadanía”.

La incompetencia institucional. Este pasado lunes, la mencionada comisionada, Julisa Suárez Bucio, en una entrevista que le realizamos los representantes de los medios de comunicación, antes de que pudiéramos intervenir, a lo largo de más de tres minutos se soltó dando cifras, donde aseguraba que los delitos de alto impacto iban con una tendencia a la baja, resaltando que los homicidios tenían una caída del 44 por ciento desde el mes de septiembre. Después de su monólogo, se retiró sin contestar a más preguntas.

Posterior a ello, consulté los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), y resultó que, si comparamos el primer semestre del 2020 con el del 2019, el homicidio doloso ha aumentado en un 57, puesto que en el 2019 fueron 100 casos en el municipio de los meses de enero a julio, y 157 durante los primeros seis meses de este 2020. No sé qué metodología empleó Suárez Bucio para obtener ese número, si comparó el mes con más casos con el de menos para decir que había una tendencia a la baja, pero es una metodología errónea y deshonesta, que la beneficia.

Sin embargo, los datos son éstos, continuando con esta comparativa, en este enero la cantidad de homicidios culposos sucedidos en Morelia aumentó en un 188.9 por ciento, puesto que en dicho mes del 2019 la cantidad fue de 9, mientras que en este año fue de 26. En febrero, aumentó en un 260 por ciento; en marzo, en un 250; en abril, incrementó en 20 puntos porcentuales; sin embargo, en mayo hubo una baja en estos delitos de un 8.7 por ciento, y en junio del 35.5.

El día de hoy se exige la renuncia de la comisionada, así como justicia para quien disparó el arma y para los que fueron omisos. La Fiscalía General del Estado de Michoacán realiza investigaciones con relación a homicidio, la Comisión Estatal para los Derechos Humanos inició una investigación de oficio. Lo mínimo que podría hacer la funcionaria es retirarse del cargo y asumir, sin manipulación de cifras, que ha sido incompetente ante el cargo.

 

Por Jesús González Mendoza